Un medidor de flujo es un dispositivo especial que mide la cantidad de gas o líquido o su caudal que se mueve a través de la tubería. Demasiado poco o demasiado gas o líquido que fluye a través de la tubería puede provocar un mal funcionamiento de la máquina. Una lectura adecuada es imprescindible en todo momento. Los medidores de flujo son utilizados por profesionales de medición y pruebas en aplicaciones que dependen de mediciones de flujo precisas, como en las industrias de servicios públicos, energía, aeroespacial, gestión del agua, HVAC, farmacéutica y agrícola. Los caudalímetros también se utilizan con frecuencia para garantizar el funcionamiento óptimo de diferentes tipos de máquinas industriales. Debido a su uso frecuente, los medidores de flujo son susceptibles a lecturas inexactas. Incluso los medidores de flujo más rotos pueden desviarse fácilmente de la calibración. Es natural, ya que el rendimiento de los instrumentos se debilita con el tiempo debido al desgaste o rotura de ciertas piezas. Por ejemplo, los medidores de flujo se ven fácilmente afectados por la suciedad que existe dentro de los medios que viajan a través de ellos y por la corrosión.

Dado que es imperativo tener una alta precisión en la toma de mediciones, es necesaria la calibración regular de un medidor de flujo. La calibración garantiza que las lecturas del medidor de flujo son realmente lo que indica. La calibración adecuada de maquinaria y herramientas en cualquier industria es parte de las Buenas Prácticas de Fabricación actuales o cGMP, así como de las estrictas regulaciones de la FDA. Al igual que existen «mejores prácticas» estándar en calibración, estos principios también se aplican a la calibración del medidor de flujo. Hay prácticas recomendadas específicas que deben implementarse para recibir los resultados más precisos de su medidor de flujo.

Estas cinco prácticas recomendadas para calibrar el medidor de flujo son:

1: Estándar de calibración

La calibración adecuada depende de un estándar que sea preciso. Por lo tanto, la calibración tiene que ser aún más precisa que el medidor de flujo que medirá. De acuerdo con los estándares de la industria, la regla general con respecto al estándar de calibración es que debe ser cuatro veces más correcto que el medidor de flujo que se prueba. Sin embargo, esta regla empírica puede adaptarse en función de los requisitos específicos del ensayo.

Un costo también está asociado con la búsqueda del estándar de calibración más preciso. El costo es proporcional a la amplitud y cantidad de puntos de prueba registrados. Los medidores de producción diferencial se utilizan para adquirir estos puntos de datos. Algunos de estos medidores pueden incluir varios juegos de piezómetros, lo que aumentará el costo. Por lo tanto, el precio base se determina primero, que incluye un número predeterminado de puntos de datos y grifos.

El resto del costo relacionado con la calibración del medidor de flujo incluye la extracción, el transporte y la reinstalación del medidor de flujo después de la calibración. Estos costos son bastante altos y dependen de dónde se encuentre el medidor dentro de la fábrica. Una instalación que tenga un medidor atornillado a tuberías aguas abajo y aguas arriba a nivel del suelo tendrá costos más bajos. El costo de la calibración del medidor de flujo varía entre 5 5,000 y 7 75,000 USD.

2: Trazabilidad

Esta práctica recomendada es una forma de documentación importante y necesaria. Mide el estándar según el cual se calibra el caudalímetro. El estándar utilizado para calibrar su medidor de flujo debe ser rastreable a uno reconocido dentro de la industria. Hacerlo ayuda a autenticar que el sistema de calibración es capaz de calibrar con precisión el medidor de flujo.

Durante la trazabilidad, las lecturas de su medidor de flujo se comparan con un estándar, generalmente en condiciones de pruebas de laboratorio controladas. Los estándares utilizados para la comparación son típicamente trazables a los estándares nacionales e internacionales de la industria.

3: Caudal

Por regla general, el caudal entre el caudalímetro y el calibrador debe ser coherente. Dado que las lecturas de calibración se accionan en tiempo real en función del flujo recibido del caudalímetro, el flujo debe ser constante para obtener una lectura de sonido. Requiere un conocimiento profundo de las propiedades de los gases y fluidos que se miden. Sus propiedades tienen un efecto en el medidor de flujo y las variaciones en esta interacción afectan a las mediciones proporcionadas por su dispositivo.

4: Medición consistente

Además de evaluar los métodos de calibración, el caudalímetro debe examinarse para garantizar la ausencia de problemas significativos que puedan alterar la precisión de la medición. Un proveedor de servicios certificado o un laboratorio de calibración puede garantizar que se siguen los procedimientos de medición adecuados, se registra la incertidumbre y se cumplen los estándares de trazabilidad. El laboratorio también monitorizará los cambios de temperatura fluctuantes, que también pueden afectar al medidor de flujo. Tener su medidor de flujo probado por un profesional también garantiza su funcionamiento continuo y adecuado.

5: Simulación

Cuando se realiza la prueba de calibración, se deben realizar esfuerzos para garantizar que se mantengan las mismas condiciones que cuando funciona el caudalímetro. Hay factores específicos que pueden influir en el funcionamiento de un medidor de flujo. Estos son:

  • Vibraciones
  • Perturbaciones de flujo en el sitio
  • Interferencia electrónica
  • Contenido de calor del gas o líquido medido
  • Viscosidad
  • Densidad

Si la calibración no tiene en cuenta estos factores, no puede consigue una lectura adecuada. Una de las mejores formas de garantizar que se tengan en cuenta todos los factores es medir su medidor de flujo durante el funcionamiento en su capacidad diaria.

Los consejos mencionados anteriormente son cinco de las mejores prácticas líderes para calibrar medidores de flujo. No calibrar su medidor de flujo de forma regular influirá negativamente en el rendimiento, lo que tendrá consecuencias perjudiciales, tanto para los empleados que trabajan en la industria como para los consumidores que compran los productos de esa empresa. Por ejemplo, una calibración en una planta de procesamiento de alimentos puede tener consecuencias negativas para la seguridad y la calidad de los productos alimenticios. Si toma un ejemplo usando gas natural o petróleo crudo, el error más pequeño en una solicitud de transferencia de custodia resultará en millones de dólares en costos para los clientes. Por otro lado, calibrar su medidor de flujo con demasiada frecuencia puede convertirse en un asunto costoso sin ningún beneficio.

Al adherirse a las cinco mejores prácticas mencionadas anteriormente: mantener los estándares de calibración, trazabilidad, simulación, medición consistente por un profesional acreditado y velocidad de flujo, se asegurará de que su medidor de flujo proporcione mediciones precisas.