Cómo obtener la readmisión en la escuela de derecho después de un despido académico Huelga decir que ser despedido académicamente de la escuela de derecho puede ser una experiencia humillante. Independientemente de cuáles fueron las circunstancias que causaron su despido, ya sea una emergencia de vida inesperada que lo desvió de su curso o simplemente una pura falta de preparación, ser despedido apesta. Lamentablemente, la peor parte del despido no es la vergüenza que puede enfrentar, sino la falta de información sobre cómo volver a matricularse en la escuela de leyes. Aparte de unos pocos artículos vagos que discuten las políticas de reingreso, no hay mucha información sobre los pasos prácticos que puede tomar para obtener la reingreso. Así que aquí estás leyendo este post con la esperanza de encontrar respuestas a esta pregunta. Considerando la falta de información, no se si tengo la habilidad de hacer justicia a este tema. Sin embargo, haré todo lo posible para des-mistificar este asunto y acercarte al menos un paso más a volver al camino para lograr ese J. D. que codicias.

Entonces, ¿qué es lo primero que debe hacer después de ser despedido académicamente? A riesgo de sonar como tu típico profesor de derecho, lo primero que debes hacer es «¡lee las reglas!»La American Bar Association describe las reglas que todas las escuelas deben aplicar al considerar a un estudiante para su readmisión después de un despido. Según la Norma 501 de las Normas ABA:

«Una facultad de derecho no admitirá ni readmitirá a un estudiante que haya sido descalificado previamente por razones académicas sin una demostración afirmativa de que la descalificación previa no indica una falta de capacidad para completar su programa de educación legal y ser admitido en el colegio de abogados.»

Pero, ¿qué significa eso? ¿Cómo se hace una demostración afirmativa de que su despido no se basa en la incapacidad de completar su educación legal? Estaba igual de confundido después de leer esta regla, así que investigué cómo las escuelas han definido esta «demostración afirmativa».»Aunque mis hallazgos fueron escasos en el mejor de los casos, la facultad de derecho Nova Southeastern y la facultad de derecho de la Universidad Metodista del Sur (SMU) indican que una demostración de factores externos puede satisfacer este requisito de demostración afirmativa.

Nova afirma que, un estudiante que obtiene la readmisión debe incluir en su declaración personal: «información que muestre que los factores externos, no la falta de capacidad, crearon una barrera para su éxito en el estudio de leyes.»

Mientras que SMU afirma que un estudiante que intenta obtener una readmisión debe demostrar que su despido fue causado por una interrupción grave e imprevista que no estaba relacionada con la capacidad del estudiante para completar el curso de estudio requerido con éxito.

Así que esto nos lleva al paso 1:

1. Factores externos

Si está buscando readmisión en la escuela de derecho después de un despido académico, debe demostrar que su despido inicial se basó en factores externos y no en su incapacidad para manejar el trabajo del curso. La facultad de derecho a veces puede causar que los estudiantes tengan visión de túnel. Es muy fácil perder de vista el hecho de que la vida continúa a pesar de las tensiones en el trabajo del curso. Por lo tanto, cuando sucede algo importante en la vida, es decir, una enfermedad física o mental, la muerte de un miembro de la familia o una pérdida financiera extrema, es muy fácil perderse. Esto se entiende. Si un factor externo es lo que causó su despido académico, las escuelas generalmente comprenderán esta situación. Solo asegúrate de tener claro el problema externo que causó que perdieras la concentración. Sin embargo, es aún más importante mostrar al departamento de admisiones que ha tomado las medidas necesarias para rehabilitar este problema y que ya no lo prevé como un factor inhibitorio. Hablaremos más a fondo de la rehabilitación en la siguiente sección.

Entonces, ¿qué sucede si su despido académico no se basó en factores externos? No te mentiré, esto hace que sea mucho más difícil conseguir la readmisión. Sin embargo, la readmisión aún puede ser posible, si puede probar que está rehabilitado y ahora posee la capacidad para completar el curso legal. Lo que me lleva al siguiente paso.

2. Rehabilitación

Si fue despedido académicamente por factores no externos, será importante demostrar que durante su período de despido fue rehabilitado y ahora posee la capacidad para completar el curso legal. Si entras en esta categoría, será importante entender la causa raíz de por qué te desviaste. ¿No era lo suficientemente maduro en ese momento para manejar el entorno de la escuela de derecho profesional o la carga de trabajo era demasiado difícil? Cualquiera que sea la razón, recomendaría tal vez trabajar a tiempo completo durante su período de despido para demostrar que puede sobrevivir en un entorno profesional. También recomendaría tal vez obtener un tutor que pueda guiarlo a través del trabajo de curso de 1L que falló. Ofrecemos un excelente servicio de tutoría a través de la Caja de herramientas de la Facultad de Derecho, así que asegúrese de echarle un vistazo.

Es posible que ahora se pregunte cuándo es un buen momento para volver a aplicar a la escuela de derecho después de un despido académico. ¿Son suficientes unos pocos meses de rehabilitación o se le pedirá que espere unos años? Esto me lleva a mi último paso:

3. Vuelva a aplicar dentro del Plazo Requerido de la Escuela

Estándar 505 de las reglas de la ABA que se usa para estipular que un estudiante despedido académicamente tendría que esperar dos años antes de buscar la reingreso a la escuela de leyes. Sin embargo, en 2014 este lenguaje fue eliminado de las reglas. Por lo tanto, por lo que pude encontrar, parece que esta línea de tiempo ahora se deja a discreción de una facultad de derecho. Por lo tanto, si ha sido despedido académicamente, es importante que decida desde el principio a qué escuela le gustaría obtener admisión en el próximo intento. Una vez que decida esto, comuníquese directamente con esa escuela para determinar su política de admisión de estudiantes académicamente despedidos. Existe la posibilidad de que estas escuelas todavía tengan un requisito de dos años o que hayan eliminado este requisito, como las reglas de la ABA. Sea cual sea el caso, averígualo desde el principio.

Si has sido despedido académicamente, sé que estás pasando por un momento difícil. ¡Espero que estos consejos te ayuden a volver a encarrilarte!

¿Buscas ayuda para hacer lo mejor que puedas en la facultad de derecho? Infórmate sobre nuestras opciones de tutoría en la facultad de derecho.