El ayuno puede reducir la inflamación y mejorar las enfermedades inflamatorias crónicas sin afectar la respuesta del sistema inmunitario a las infecciones agudas, según un nuevo estudio realizado por investigadores de Mount Sinai en Nueva York y publicado en la revista Cell.

Si bien la inflamación aguda es un proceso inmunitario normal que ayuda a combatir las infecciones, la inflamación crónica puede tener consecuencias graves para la salud, incluidas enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, esclerosis múltiple y enfermedades inflamatorias intestinales, dijo Miriam Merad, MD, PhD, autora principal y directora del Instituto de Inmunología de Precisión de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

Trabajando con células inmunitarias humanas y de ratón, Merad y sus colegas demostraron que el ayuno intermitente reducía la liberación de células proinflamatorias llamadas monocitos en la circulación sanguínea. Investigaciones posteriores revelaron que durante los períodos de ayuno, estas células entran en «modo de sueño» y son menos inflamatorias que los monocitos que se encuentran en aquellos que fueron alimentados.

Los monocitos son células inmunitarias altamente inflamatorias que pueden causar daños tisulares graves, dijo Merad, y la población ha visto una cantidad creciente en su circulación sanguínea como resultado de los hábitos alimenticios que los humanos han adquirido en los últimos siglos.

Teniendo en cuenta el amplio espectro de enfermedades causadas por la inflamación crónica y el creciente número de pacientes afectados por estas enfermedades, hay un enorme potencial en la investigación de los efectos antiinflamatorios del ayuno, según Stefan Jordan, PhD, primer autor y becario postdoctoral.

Los investigadores dijeron que planean continuar tratando de descifrar los mecanismos moleculares por los cuales el ayuno mejora las enfermedades inflamatorias, lo que podría conducir a nuevas estrategias terapéuticas preventivas para el tratamiento de muchas enfermedades humanas.