Una mujer de 26 años presentó fiebre de alto grado y escalofríos de 2 días de duración. Se quejó de dolor articular asociado, especialmente en las muñecas y las rodillas. Un día antes de la admisión, comenzaron a desarrollarse lesiones cutáneas sensibles en los dedos, y posteriormente se diseminaron a las extremidades más proximales. El paciente recordó tener dolor de garganta y tos no productiva antes del inicio de la fiebre y la erupción. La historia clínica anterior fue significativa para vaginitis por Gardnerella y varias infecciones del tracto urinario. La paciente estaba tomando píldoras anticonceptivas orales; su menstruación más reciente fue 3 semanas antes del ingreso. Informó haber tenido relaciones sexuales con su novio 2 semanas antes del ingreso. La temperatura del paciente era de 40 grados C. El examen dermatológico reveló una pústula hemorrágica de 6 mm sobre una base rosa mal definida, que cubría el aspecto volar de la segunda articulación interfalángica proximal izquierda (Fig. 1a). Dispersas en las extremidades superiores e inferiores había máculas rosadas redondas y mal definidas ocasionales con vesiculación central puntiaguda (Fig. 1b). Una biopsia de piel del dedo reveló un infiltrado neutrofílico denso con leucocitoclasis y un depósito marcado de fibrina en los vasos dérmicos superficiales y profundos (Fig. 2a). Las tinciones de gram demostraron la presencia de diplococos gramnegativos (Fig. 2b). Los hallazgos de laboratorio incluyeron leucocitosis (recuento de leucocitos de 20 x 109/L, con un 81% de neutrófilos). El análisis de una muestra endocervical por reacción en cadena de la polimerasa fue positivo para Neisseria gonorrhoeae y negativo para Chlamydia trachomatis. Cultivos de garganta y sangre crecieron N. gonorrhoeae. Los cultivos de muestras obtenidos por biopsia de piel no produjeron crecimiento. Los resultados del análisis serológico para virus de inmunodeficiencia humana, hepatitis, sífilis y embarazo fueron negativos. Al inicio del ingreso, se administró ceftriaxona intravenosa, 2 g, cada 24 h durante 6 días, seguido de cefixima oral, 400 mg dos veces al día durante 4 días. Se administró azitromicina oral, 1 g, para tratar una posible coinfección con C. trachomatis. Al día 4 de tratamiento, el paciente estaba afebril, con resolución de leucocitosis y mejoría sintomática de artralgias.